Tres visiones (y la comodidad)

Three Lego

Esta semana han salido tres reseñas/opiniones sobre El Libro de Ivo, en tres sitios dispares. Por un lado, en el blog de las Autopsias Literarias del Doctor Motosierra, por otro en el de Leona Lecturópata, y finalmente otra en Libro Abierto, la revista digital de información y apoyo a las Bibliotecas Escolares de la Junta de Andalucía. Tres páginas que suelen comentar libros de temáticas diferentes, que esta semana comentan un mismo libro. Y a las tres les ha gustado, básicamente por las mismas cosas. Esto me parece genial, evidentemente por lo que a mí me corresponde :-), pero también en un sentido más amplio, y es la eliminación de etiquetas, el salir de vez en cuando de lo que estamos acostumbrados a leer (ese lector cómodo del que hablaba el otro día Donde acaba el infinito) y descubrir cosas nuevas. Durante muchos años yo he sido un lector cómodo. Y me acomodo en la música que escucho también. Tiene que venir algo o normalmente alguien para que me salga de mi zona de confort, y cuando lo hago casi siempre descubro cosas geniales que habría pasado por alto, que nunca se me habría ocurrido leer o escuchar. Por ejemplo, Lyriel me lo recomendaron hace ya unos años, una antigua alumna, con el clásico “esto te va a gustar“. Y sin Lyriel no habría Ivo, o sería de otra forma. Y sin arriesgarme no habría leído este verano Embassytown y no me habría vuelto a enamorar de la ciencia ficción. Y ahora tengo la mesilla llena de recomendaciones literarias de El Librero del Mal, que de momento no falla ni una, y estoy encantado de leer cosas nuevas. No hay moralejas. También puedes leer cosas nuevas y que no te gusten nada. Pero es como la comida, yo soy de la opinión de que si no lo pruebas nunca lo sabrás.

Discover

J.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.