Magia moderna y Wicca

Un no-relato de cumpleaños

Este año me temo que no hay relato de cumpleaños. Desde que empecé en esto tan complejo y disfuncional de escribir novelas y lograr que me publiquen alguna, por mi cumpleaños recogía alguno de mis escasos relatos, y lo colgaba en el blog. Tres años consecutivos ya. Pero este año no va a haber. No porque no quede ya nada que enseñar (de momento queda uno sólo, también os lo digo), sino porque siento que no es lo que toca.

Ha sido un periodo extraño. De agotamiento y de frustración por quedarme sin editorial. De pura energía por terminar de escribir La Saga de la Ciudad. De enfado porque escribir es un trabajo que parece un capricho cuando tratas de equilibrar esfuerzo y resultados. Y finalmente de reencuentro, de escribir porque es lo que me gusta hacer (terminadas las clases, las tareas de la casa, acostadas las niñas), porque es parte de lo que soy.

Y mientras yo pasaba por todas esas fases, había por detrás una persona que no dejaba de trabajar. Como una hormiga bruja diligente e imparable, como mi ángel exterminador oscuro y personal, buscando, insistiendo, construyendo (y quien dice una, dice dos, porque el Mal tiene caminos oscuros). Esa persona, por supuesto, es mi agente, Txell Torrent, que ni por un momento dejó de creer en la historia que tenía entre manos. Y gracias a ella, una vez más, y a la confianza de Insólita Editorial, que ha venido fuerte y con ganas de quedarse, hoy vengo pero no con un relato, sino con la noticia de que el final de La Saga de la Ciudad ya tiene editorial.

En cuanto tengamos más cosas concretas os las iré contando, de momento nos quedamos con esto:


Y a los que ya habéis leído como comienza la historia, os dejaré también con esto:

Magia moderna y Wicca

J.

Deja un comentario