En marcha

La sensación familiar. El cosquilleo. El dejarse arrastrar por la corriente. El desaparecer un instante, cruzar (años, mares, mundos) y regresar al otro lado. La vida. Porque para mí es una forma única y asombrosa de estar vivo, que no se parece a nada más (porque nada se parece entre sí). De nuevo en marcha. Y viendo hasta dónde puede llevarme este camino, esta nueva historia, estos nuevos compañeros de viaje, una vez que he entendido un poco más que esto va de dioses, no de fortuna.

J.

Deja un comentario