Los Supervivientes (o de cómo me puse a escribir cosas de zombis)

Todo comenzó hace digamos cinco o seis años. Tenía un ataque de nostalgia de traducción, así que, por una extraña combinación de búsquedas por internet, decidí traducir el reglamento de HVZ: Humans vs Zombies, un juego en vivo de pillar surgido en la universidad de Goucher hace unos años, y cuyo reglamento estaba disponible con licencia CC. Todo muy loco. Y, como solamente traducirlo era un rollo, decidí organizar una partida entre los chavales de mi instituto de esa época y alrededores. Cogimos pañuelos, pistolas Nerf, calcetines, y nos pusimos a ello. Ese proyecto llevó a varias cosas: partidas por todo el pueblo, adaptación de las reglas para presentarlo en salones del cómic, desempolvar un viejo sombrero, una contractura chunga por una caída tonta y, sobre todo, conocer a personas que no habría conocido de otro modo. Algunas de ellas, adultas (pero no tanto como yo, que voy camino de señor mayor ya), se sumaron a la tarea absurda de organizar cosas. Y ahí es donde pasamos al segundo capítulo de nuestra historia.

Hubo dos personas que aparecieron un día para ayudar, y que enseguida descubrí que no ayudaban: organizaban, creaban inspiraban. E incluso propusieron hacer un vídeo promocional de HVZ Alhaurín (no, no está visible ahora mismo). Esas dos personas eran Patxi Mejías e Isis Knight. Así que sacamos nuestras Nerfs y fuimos a grabar. Cuando pude ver el bruto, sentí un poquito de decepción. Y después vi el resultado definitivo, y me maravilló. A día de hoy sigo pensando que es la mejor promo que se ha grabado de HVZ a los dos lados del Atlántico. Porque Patxi Mejias es capaz de hacer magia, y su trabajo es esencialmente ese: crear magia digital. Por su parte, Isis Knight sabe hacer magia de otro tipo, de la que no se ve, de la que implica hacer muchas listas y cuadrantes y enfadarse con la gente, pero que es la única magia que permite que las cosas se hagan bien y a tiempo.

Con lo cual, cuando me propusieron en una cena de trabajo que escribiese una historia para hacer un corto, con Patxi a la dirección e Isis como productora, la respuesta fue un sí enorme. Así que me embarqué en la creación de un guión literario, con el problema de que yo no sé escribir cosas cortas, ni realmente cosas de zombis. Yo quería una historia más grande, más épica, más mágica. Cortándome todo lo que pude, al final salía algo así como media hora. Volvimos a cenar, a reescribir, a trabajar. Buscamos gente. Buscamos un lugar para rodar (gracias a nuestro primer director en el IES Galileo por permitir esta locura). E hicimos un rodaje agotador, de mil horas en tres días con sus noches. El horror. Sobre todo porque me pilló a principios de julio, periodo del año en el que yo básicamente sólo quiero esconderme en una cueva. Pero se hizo.

Después de eso pasaron muchas cosas que complicaron enormemente la postproducción, y el proyecto se detuvo, se reorganizó, arrancó, en varios ciclos. Mi camino abandonó el mundo zombi, y pasé a otras cosas (escribir cuatro novelas, publicar dos, tener otra niña, y arrancar otros proyectos. Lo normal para la gente inquieta). Y hace pocos meses volví a hablar con Isis, y me dijo que ya casi estaba. De verdad de la buena. Y ahora ya está. El 14 de septiembre tendremos el estreno de Los Supervivientes, y no tengo ni idea de cómo ha quedado la cosa. No sé que partes del guión literario se han mantenido igual y cuáles han caído en el proceso. No tengo ni idea de cómo mi instituto se ha transformado en todo un ramillete de lugares diferentes. No soy capaz de imaginarme cómo quedará todo con los efectos digitales incorporados, porque eso es algo que sólo estaba en la mente de nuestro director. Sólo sé que estoy deseando verlo :-). Si queréis descubrir más cositas de producción y estar al día, tenéis la página oficial en Facebook: Los Supervivientes. Mientras, yo voy a seguir viendo (y escuchando) el trailer el mes y poco que nos queda.

J.

Deja un comentario