Fin

Se acabó. Hace cinco años empecé una historia que comenzaba con “Hay cosas que deben ser contadas”. Ayer, 1.700 páginas después, la terminé. Cinco años. Se ha hecho largo, y cuesta arriba a veces. Normalmente no, siempre teniendo en cuenta que os hablo sólo de escribir, no de publicar.

Pero ayer acabó todo. Fin. Sobre las nueve y media de la mañana escribí el último punto, el azar de Spotify hizo que sonase justo la canción que tenía que sonar en ese momento, y la tensión y la intensidad de los últimos días se desbordaron, y terminaron.

No hay sensación de vacío, ni de pérdida, ni de no saber qué hacer. He terminado la parte dura del trabajo. Ahora puedo volver a leer la historia cuando quiera. Porque cuando vuelvo a mis obras lo hago como lector, no como escritor, y es genial.  Fin.

Y fin de muchas cosas. Cierto, aún me falta revisar, y cambiar lo que me digan mis malvados lectores beta y mi genial agente. Y, si alguna editorial aparece en el horizonte, también trabajaré en lo que me digan los editores. Pero la labor de escribir, de crear, ha terminado. Indefinidamente.

Fue hermoso mientras duró, a ratos. Fue cansado, siempre. Y consumió una cantidad absurda de tiempo y de emociones. Así que fin. Ahora vuelvo a las aulas, a los paseos por el parque con un bebé colgando, a las clases de artes marciales de una niña de siete años, a ver series por la noche, a quedarme pegado al mando del ordenador el rato que me apetezca. Vuelvo a no vivir con el siguiente capítulo siempre asomando por el rabillo del ojo. A no tener que preocuparme por plazos, ventas, lectores. Fin.

No hay siguiente proyecto literario. Quizás dentro de un año os diga lo contrario, pero ahora esa es la verdad. Estoy rodeado de planes hermosos y geniales, y ninguno implica escribir. Implican vivir. Y ambas cosas son en general incompatibles, porque escribir requiere entregar esa vida, ese tiempo a tus personajes.

Me ha encantado conoceros a todos. Y ya me diréis qué os parece el final de la historia cuando finalmente vea la luz. Mientras, nos vemos por la vida :-).

J.

PD: Y, por si queréis saberlo, la canción que debía sonar al final y sonó fue esta:

 

Deja un comentario