Cuando deja de ser tuyo

fire_by_deerblood

He salido del rato genial de charla con la gente genial de El Vuelo del Fénix con energías renovadas, unas ganas locas de ya sumergirme de lleno en el tercio final de El Libro de Lucian, y con unas cuantas piezas que han terminado de encajar. Y como la entrevista podéis escucharla aquí y para Lucian todavía nos queda bastante espera, quiero hablar un poco de esas cosas que encajan, que han encajado como escritor, y que creo que es algo que diferencia las historias largas de las cortas. Porque cuando escribes una novela, es tu historia al fin y al cabo. La empiezas, la terminas, la das al mundo, y gustará a unas personas y a otras no, más o menos. Pero cuando te lanzas a una historia larga, de esas que necesitan varios volúmenes, las cosas cambian. El primer libro sigue siendo tuyo. Por supuesto. Pero entonces llegan los lectores. Y la historia no deja de ser tuya, evidentemente, pero pasas a tener una responsabilidad para con tus lectores.

Eso es genial. O a mí me parece genial. En todos los aspectos de mi vida. Porque como profesor, la mitad de las veces lo que te mantiene en marcha es esa parte del alumnado que te acompaña. Esto es lo mismo: cuatro volúmenes escritos en la soledad de tu salón es algo demasiado solitario, hasta para mí. Pero ya no es eso. Ahora la Saga de la Ciudad tiene lectores, que esperan la segunda parte, y la tercera. Y que después de eso merecen un final a la altura de todo lo leído (y que una historia tenga un buen final para mí es esencial, porque sino la última parte deja de ser tuya como lector o espectador).

Así que a ello vamos. Dentro de nada portada, y en octubre el Libro de Sombra. Se supone que para diciembre terminado el Libro de Lucian. Y entonces sí, vosotros que me leéis, que seguís queriendo leer a dónde va esta historia, tendréis una visión más exacta de lo que viene. Y yo estaré dedicando todas mis fuerzas a dar formar al final que todos merecemos. Y eso no es una perspectiva solitaria, es una perspectiva increíble, la que hace que sin lugar a dudas valga la pena escribir.

J.

PD: Por cierto, la novela de Barker a la que me refería en el Vuelo del Fenix en español se llama en realidad Sortilegio.

Deja un comentario