El estado de la cuestión (todos tienen El Libro de Ivo menos yo – Editando El Libro de Ivo)

Supongo que ya hemos dicho tantas veces, medio en broma medio en serio, lo de “El Clive Barker malagueño” que un cenobita furioso ha venido a vengarse, y resulta que El libro de Ivo está en tiendas, y yo no tengo aún mis ejemplares. Así de triste. Y mira que yo tenía pensado hacerme hoy una foto en plan American Beauty con los libros. No va a poder ser. En cualquier caso, el libro ya está en la calle. O en librerías. O en alguna parte, porque la mitad de mi gente no lo encuentra por ningún lado. Txell ya me avisó de esto, así que respiro hondo, y continúo hacia adelante. He sacado un par de conclusiones rápidas, eso sí. Por un lado, en la librería de mi pueblo o son informales o se han visto desbordados, pero ahora mismo hay hordas de alumnos furiosos a punto de montar un motín porque no tienen su ejemplar para hacerme bien la pelota mañana como buenos profesionales. Por otro lado, Amazon no me quiere (bueno, ni a mí ni a nadie), pero no sólo no me quiere, sino que no tiene mucha confianza en un servidor y en el terror en general. Porque si hoy, día de salida del libro, sólo les quedan dos ejemplares, no creo yo que sea porque han vendido muchísimos, sino porque tenían muy pocos. Pero para compensar, tenemos sitios donde sí que quieren y mucho a la literatura de terror, y hasta un poquito a un servidor, aunque sea de modo malvado (no podía ser de otra forma, claro), como lo demuestra la foto que me ha enviado El Librero del Mal de lo que hay en Gigamesh:

Gigamesh e IVOPor mi parte, yo me siento un poco así y un poco asá. Supongo que todo se hará más tangible cuando tenga un montón de libros entre mis manos y cuando lo vea por las estanterías. Seguiremos informando.

J.

Deja un comentario