2. La naturaleza de las pesadillas y el Reino

Afternoon Nightmares III - Mikko Luntiala
Afternoon Nightmares III – Mikko Luntiala

<

p class=”western” align=”JUSTIFY”>Mientras planteaba los comienzos de la historia que después se convirtió en El libro de Ivo, surgía una y otra vez la misma pregunta. ¿Cuál es la naturaleza de los miedos de los hombres? ¿Cómo sintetizarlos y clasificarlos? Ese fue mi punto de partida para la concepción del Reino. Y con ese intento de sistematización definí una serie de arquetipos. Y esos arquetipos adoptaron un nombre, y un aspecto, y descubrí que tenían una reina. Y el Reino de las Pesadillas tomó la forma que debía tener.

Así que voy a desglosaros un poco más quiénes son los Señores del Reino y lo que representan.

Bozo Nightmare - Alyssa L. Miller
Bozo Nightmare – Alyssa L. Miller

Primero tenemos los miedos viscerales, los más sencillos y primitivos. De ellos surgieron la Bestia y la Cazadora. La Bestia representa aquellas pesadillas monstruos. Monstruos con garras y dientes. Monstruos que dan miedo porque van a hacernos daño, porque van a devorarnos. En cualquier pesadilla donde algo nos quiere comer, la Bestia está presente. Nos come, nos golpea, nos causa daño de forma directa. El matón que te da una paliza es la Bestia. El asesino que te abre en canal es la Bestia. Y por supuesto el lobo que te come es la Bestia. Por eso el aspecto de la Bestia, en los lugares en que tiene aspecto, es el de una gigantesca loba. Por su parte, la Cazadora reúne los sueños en los que algo nos persigue. Algo de lo que no podemos escapar, algo que va a alcanzarnos siempre, de lo que no podemos ocultarnos. Es el asesino que aún no te ha matado, pero sabes que lo hará en cuanto te atrape, y te va a atrapar. Es el revisor que sistemáticamente revisa el vagón, y tú vas pasando de uno a otro pero se va acercando cada vez más. Cuando tiene una forma concreta, la Cazadora oculta su rostro tras una inexpresiva máscara de plata, porque ninguna emoción puede apartarla de su presa.

Your favourite worst nightmare - MrClementi
Your favourite worst nightmare – MrClementi

Luego tenemos miedos más refinados, que adoptan la forma de la Oscuridad y del Laberinto. La Oscuridad engloba aquellas pesadillas en las que repentinamente la situación se transforma para destruir la esperanza, la ilusión. Es Navidad, abres regalo, y en su interior no hay nada. Llega la carta que estabas esperando, pero te informa de que no te han admitido. Sales con un hueso genial para tu perro, y está muerto. No es la oscuridad de la noche, es la oscuridad que surge por la repentina desaparición de la luz. Por ello su aspecto es el de un hombre amable, atractivo, con un cabello rubio casi plateado y un rostro bondadoso. Porque lo que más duele es lo que menos esperas. El Laberinto, sin embargo, representaría no un miedo repentino, sino un problema que conocemos y que se va acrecentando cada vez más con cada esfuerzo, con cada intento de solucionarlo. Desde el clásico laberinto en el que nos perdemos un poco más con cada paso hasta la madeja que se enrolla más a pesar de nuestros intentos por desenredarla, o las puertas que conducen a otras puertas y más puertas. Todo ello es el Laberinto, y su aspecto es el de un hombre cubierto de tatuajes entrecruzados, un laberinto de tinta sobre la piel.

Nightmares - N G
Nightmares – N G

Tras ellos, encontramos el Dragón y la Reina. Hay pesadillas en las que hay algo que simplemente no puede ser evitado, no puede ser superado, no puede ser derrotado. Las pesadillas de lo aplastante, de lo inexpugnable. Cuando te dicen que tienes que limpiar todos los platos en una hora y te rodea una cancha de baloncesto llena de ellos. Cuando tienes que escalar una montaña que se pierde en el infinito. Cuando el tsunami avanza a por ti. Cuando debes enfrentarte a tu oponente, y tu oponente es un Dragón. Y esa es su forma, un dragón de decenas de metros. Acorazado, impenetrable, insuperable. Y la Reina es la Reina. Sin más. No representa ningún miedo. Pero si hay un debe haber una . ¿Y por qué la Reina es Mab? La culpa es de Shakespeare, sin duda. O en parte.

Para terminar tenemos a las Musas Oscuras, que no son Señores, que no son miedos, pero que son también deseos y fantasías que ocultamos lejos de nuestro día a día, aunque forman parte de nosotros. Son dos, porque nuestras fantasías son simples y pueden agruparse en una sencilla dicotomía: los que desean ser víctimas y los que desean ser verdugos. En distinto grado, en distinto sentido, pero es así. Torturador y Víctima, esos son sus nombres.

<

p class=”western” align=”JUSTIFY”>Y hasta aquí voy a contar. Estos son los Señores del Reino de las Pesadillas, aunque no podemos olvidar que ellos no hacen las pesadillas. Las pesadillas las hacen los humanos, son una parte de ellos que sacan en el Reino. Pero que cada uno de nosotros llevamos dentro.

Nos vemos en el 1.

J.

El Reino - Las pesadillas

Deja un comentario