Siiri y el avance de la oscuridad

On_Wings__Metal_Taint_by_Beyond_Oddities

Estoy trabajando en el esquema de El Libro de Siiri. Esta vez es necesario, porque no habrá pausa entre el de Lucian y el de Siiri, porque las tramas están íntimamente enlazadas. Y de repente me detuve a pensar en cómo se estaba oscureciendo todo. Y los que habéis leído parte de La Saga de la Ciudad podréis pensar “¿pero cómo vas a oscurecer más, criatura?”. Y ahí entra la reflexión. Sobre dónde están los límites del horror, sobre cuándo la violencia o la crueldad o el sexo pasan a ser gratuitos. Y es sencillo caer en “habrá que sacar algo de sangre ya, que llevamos muchas páginas sin vísceras”. Lo mismo aplicado al sexo. Pero ese no es el sentido del horror. Como lo definió Clive Barker, el sentido del horror es no apartar la mirada, es contarlo todo. Pero si lo único que tienes que contar es cómo se ejerce la brutalidad, no estás contando nada. Si la muerte y el desmembramiento se convierten en el hilo narrativo, pierde toda la intensidad, pierde todo el sentido.

El mundo es muy oscuro. El mundo es horrendo. A veces, en parte. No hay más que ver las noticias estos días. Pero la literatura debe contar una historia. Lo importante es la historia. Una historia que podría contarse de cualquier forma, una buena historia, que podría narrarse púdicamente apartando la mirada cada vez que alguien se quita la ropa o que se derrama sangre. Yo decido no hacerlo. Yo decido mantener los ojos abiertos, y compartirlo. Porque eso es el horror. Porque queremos una historia con sangre y sexo, que nos trate como los adultos que somos. Pero sin olvidar nunca que lo queremos es una historia.

Eso intento. Y por eso estoy aquí peleándome con el esquema. Porque lo importante es la historia.

J.

 

Deja un comentario