5. Adivinación y el tarot

Stock_object_30_by_TheArtistDarkladyEmpecemos por lo básico. ¿Qué es un tarot? Un tarot es una baraja especial de 78 de cartas, que parte de una baraja ampliada (es decir, de uno a diez, y además sota, caballo, reina y rey de cuatro palos, en total 56 cartas), a la que se denomina arcanos menores; y a la que se añaden veintidós cartas especiales, los arcanos mayores, numerados de 0 a XXI. Los palos que incluye son espadas, bastos, oros y copas, cada uno con un significado general que se concreta en cada carta de ese palo. Así, por ejemplo, los oros suelen relacionarse con lo económico, y las copas con las emociones y los sentimientos. Del mismo modo, las figuras (sota, caballo, reina y rey) suelen reflejar a personas. Y por su parte cada arcano mayor tiene un significado propio e independiente.

French_Tarot_Cards_6-11Una tirada de tarot por lo tanto sería elegir aleatoriamente un conjunto de cartas, normalmente barajando y sacando entre tres y diez, y leer el significado de cada una de las cartas, creando con ello un mensaje ambiguo. Porque esa es la base del tarot: es un sistema de signos lingüísticos combinatorio, en el cual cada carta/palabra tiene múltiples significados. Y al seleccionar varias de ellas, se crea una amplia variedad de oraciones posibles, de las cuales se elige aquella que tiene sentido en relación con la pregunta realizada por el consultante. Simplificando mucho, si las opciones posibles son “Un amigo vendrá pronto / un trabajo tendrá un buen resultado / el amor se complicará”, se elegirá la lectura que encaje con lo preguntado. Evidentemente salta a la vista que, con respuestas tan variadas, siempre habrá algo que encaje, o casi siempre. Exacto. Ahora paraos un momento a pensar en esos tarotistas televisivos que empiezan a sacar cartas y cartas, hasta tener toda la baraja repartida por la mesa. Y, con todo el alfabeto a su disposición, pueden decir básicamente lo que les apetezca. Claro que está ahí. Como todas las palabras se encuentran en el diccionario.

Completando objetos mediante la Gestalt
Completando objetos mediante la Gestalt

Normalmente una tirada de tarot tiene sentido para el consultante. Y digo exactamente eso: tiene sentido. Porque el tarot utiliza los mecanismos psicológicos de la Gestalt, es decir, que tendemos a agrupar cualquier conjunto de símbolos en una figura simple y comprensible para el observador. Si pintamos tres puntos en una hoja en blanco, más o menos próximos, intuimos un triángulo. Si pintamos cuatro, un cuadrado. Y si el tarotista dice “esto representa a un joven” nosotros buscamos en nuestra memoria la persona que encaja en la pregunta que hemos hecho, dotando de carne al esqueleto proporcionado por las cartas, llenando los huecos y de ese modo dando sentido a un conjunto de símbolos aleatorios e inconexos. Dicho de otro modo, el tarot funciona (entendiendo por que funcione el que tenga sentido lo que nos dice) porque nosotros lo hacemos funcionar. Y si alguien quiere una demostración, no tiene más que pedirlo y me llevo mi tarot vikingo para ello.

Mi tarot vikingo
Mi tarot vikingo

Lo cual nos lleva a la última parte, que es la variedad de tarots disponibles. Si el tarot es un idioma, cada baraja concreta es un dialecto, con sus sutilezas, sus giros, y sus significados distintos para cartas iguales, definido por la simbología de las imágenes, que también es un valor añadido a la lectura. Y yo tengo un tarot vikingo porque su simbología me resulta mucho más cercana que la del tarot de Marsella, demasiado cristiana; porque no me apetece usar un tarot egipcio ni de ángeles; y porque el Black Tarot de Luis Royo está muy chulo pero yo me despisto con esas ilustraciones.

Entonces, si el tarot en realidad nos dice lo que ya sabemos, ¿qué utilidad puede tener? Bueno, hay veces que sabemos las cosas y no queremos reconocerlas, o necesitamos organizar ideas. Y es ahí donde el tarot entra en juego, como un espejo para el inconsciente. Aunque seguro que encontráis a alguien que le ha adivinado el futuro. Por supuesto.

Nos vemos en el 4.

J.

Adinivacion-Tarot

One thought on “5. Adivinación y el tarot

Deja un comentario