Sexo y sangre

please____by_zakharova-d50epp1

Esta mañana traducía un comentario de Clive Barker en Facebook:

“Una vez le pregunté a Stephen King por qué nunca había ninguna escena de sexo en sus libros, y me dijo que le avergonzaban, que le resultaban incómodas. Y me da la impresión de que esto no es raro entre los escritores de horror. Parece que realmente creen que el sexo es una metáfora más que una confrontación. Piensan que sólo puede funcionar en las historias de horror si es algo subtextual. Eso es una estupidez. Si va a haber sexo, maldita sea, vamos a ver cómo se dedican a ello. Yo no quiero que en mi obra el sexo sea un descanso del horror. Quiero que sea parte de él.”

Y después hacía yo una pequeña reflexión que a lo largo del día ha ido creciendo. Evidentemente, yo creo que la mirada sincera y cruda que debe tener un escritor de horror exige presentar el sexo con la misma naturalidad que el amor o la muerte. No sólo es hipócrita sino absurdo desviar la mirada ante la sexualidad, que es parte de lo que todos somos, mientras la mantenemos fija en la violencia, que en realidad pocas personas llevan como parte de su esencia.

Lo cual lleva un paso más allá: al arrebatar la sexualidad y el sexo de los ojos del espectador, del lector, le estamos quitando una parte esencial de lo que es el personaje. Me viene a la mente hace sus buenos años, cuando vi por primera vez Conan el Bárbaro. Y al comienzo de la historia nos cuentan cómo Conan es criado para ser una bestia de violencia y destrucción, un asesino de hombres… y nos muestran que sin embargo cuando trata con una de las mujeres que lanzan a su celda para que sacie sus instintos se comporta con educación, civismo, ternura. Es solamente un gesto, o al menos así lo recuerdo. En una escena está destrozando a un oponente sin piedad en un foso de lucha, y en el siguiente lanzan una mujer semidesnuda a su celda y lo primero que hace es pasarle una piel para que se tape y comprenda que él no es un peligro. Y así, al mostrarnos aunque sea sutilmente su dimensión sexual, comprendemos que Conan es un asesino por obligación, pero que en su interior es una buena persona. Esa es la importancia de la sexualidad.

En el sexo estamos como somos, dejamos atrás gran parte de las máscaras (o nos ponemos máscaras diferentes que decidimos llevar sólo en ese momento). Y el lector se merece saber también cómo son nuestros personajes en ese momento tan íntimo. Si no, todo retrato sería parcial e incompleto. Así que creo sin lugar a dudas que debemos desnudar a nuestros personajes ante su público. En todos los sentidos.

J.

Deja un comentario