Libro terminado. A trabajar.

Letters-I-Will-Never-Send

Anoche terminé el Libro de Sombra. Es decir, terminé de escribir la primera versión de todo el texto. Que yo lo marco como Alfa porque soy así de friki. Ahora comienza la tarea de releer todo, corregir, pulir, y ajustar detalles que no he ido teniendo en cuenta previamente porque soy un vago (nombres de personajes secundarios, ubicación de objetos, esas cosas que me da pereza ir revisando cuando simplemente estoy escribiendo). Y con eso tendré la Beta, que ya hasta podrá enseñarse, y que irá recibiendo las modificaciones que surjan de las aportaciones de las primeras lectoras y de la reflexión. Porque una cosa es que el Alfa no esté para leerse, y otra que no lo esté leyendo nadie. Sólo las personas de máxima confianza tienen acceso a algo a medio hacer. Las que sé que me quieren incondicionalmente, y yo a ellas. Luego ya la beta sí pasará a más personas, no por lazos de amor sino porque saben :-), y escucharé más sabios consejos, y seguiré cambiando cosas. Y al final estará el libro de verdad. En algún momento de aquí a final de año, supongo, depende del tiempo que me roben las revisiones de El Libro de Ivo.

Al mismo tiempo estoy ya apuntando ideas y elementos para lo que queda, para El Libro de Lucian y El Libro de Siiri, y como ya voy metiéndome en lugares más complejos, estoy empezando a ver programas para hacer mis bases de datos y organizar la información (aprovechando la revisión para ello, claro). Así que hoy descanso, que me lo he ganado. Y mañana empezaré a revisar.

J.

PD: La sensación de terminar la segunda novela ha sido muy distinta a la de terminar la primera. La primera fue “yeah, he sido capaz de hacerlo”. La segunda es “Ha salido mejor que la otra. Ahora sin despistarse, que sólo estás a mitad de camino”. Málditas sagas. 🙂

Deja un comentario