Ritmos (awen)

Finalmente estoy logrando escribir a buen ritmo. Casi todos los días. Y como hace un par de veranos, cuando estaba enfrascado con el Libro de Ivo, el mundo se transforma. Los días son el trayecto hacia la siguiente sesión de escritura, mientras la mente trabaja casi continuamente en segundo plano, preparando la siguiente escena, el siguiente capítulo. Y cuando llega la hora de sentarse ante las teclas, el awen. La inspiración que hace que el tiempo se se acelere y se relentice. Y de repente han pasado dos o tres o cuatro horas, y hay un capítulo más, y no tengo ni idea de lo que ha sucedido a mi alrededor, salvo porque la taza de infusión está vacía y yo tengo los ojos resecos y cansados.

Awen. Me encanta esa palabra. La leí por primera vez en el los libros de El Ciclo Pendragón, de Stephen R. Lawhead. El awen del bardo y el awen del guerrero. Añadamos también el awen del escritor.

J.

Early Irish Harp 2, por EremisART
Early Irish Harp 2, por EremisART

Deja un comentario