Reflexión

Si en algún momento me hago una figura del terror, cuando se me suba a la cabeza siempre puede venir Patricia y decir que mi primera novela la escribí en un portátil con pegatinas de Hello Kitty, y devolverme directamente al suelo. Y eso es bueno.

J.

Deja un comentario